“Candy Candy”, rebelión femenina con sutileza.


En cuanto al machismo, rompamos una lanza en favor de los japoneses: hay que reconocerles que fueron los primeros en darse cuenta de que las mujeres representaban un enorme público potencial y en diseñar con mayor o menor acierto, un tipo de manga/anime especialmente dirigido al público femenino.

En Japón, sin embargo, editan shojo y josei (cómic para chicas menores y mayores de edad respectivamente) con jugosos beneficios desde los años 50. Pero también son conocidos como la   nación más industrializada y avanzada tecnológicamente del planeta, pero también uno de los países con menos igualdad del mundo.

La nación más extremadamente machista, donde la mujer es básicamente considerada como objeto complementario de un hogar familiar, tan necesario como una cocina o un baño.

Japón, la nación con la sociedad más alienada con su gobierno y sus tradiciones que jamás haya soñado cualquier fascista melómano, todo el cómic japonés es manifiestamente misógino y machista.

El día de ayer mientras me encontraba haciendo actividades en mi escritorio, me percaté que transmitían por vía facebook la serie Candy, Candy, muchas de nosotras crecimos viendo a esta inigualable chica de coletas rubias y chinas, pero, ahora que crecí, las cosas y los significados cambian de perspectiva, me di cuenta que Candy siempre vivió luchando por ser independiente económicamente, incluso se graduó de enfermera, pero era discriminada constantemente por ser mujer.

Hay foros en el que las fans hablan de Candy, Candy como una feminista, no obstante, acepta que su amor la maltrate (la abofetee, la hostigue constantemente y la busque cuando él así lo decida). Si Terry fuera un personaje de carne y hueso, tendría -al menos- características de celópata, alcohólico y golpeador.

Según el ritmo de los tiempos, ya no están las horas para amores sufrientes y desesperados. El buen amor se disfruta, no se llora ni se ruega.

Pese a que otros personajes de la ficción como la Mujer Maravilla marcaban un símbolo para alzar la voz sobre la capacidades intelectuales e independientes del sector femenino tras la Segunda Guerra Mundial a través de los comics, “Candy, Candylogró acaparar un argumento similar pero bajo un carácter realista que abogaba por reflejar las pericias que una niña huérfana enfrenta para consolidarse emocional y profesionalmente a lo largo de su vida.

“Candy Candy” ha sido sin duda una de las series animadas que marcó generaciones al ser traducida a más de 10 idiomas y llevada a todos los continentes bajo una idea pacifista que anteponía el instinto femenino como vértebra para determinar las buenas y malas acciones.

Un aspecto a tomar en cuenta es que, aparentemente, en los dibujos animados románticos orientales el verdadero amor casi nunca se consuma. Rara vez una pareja se queda junta para un final feliz tipo “Hollywood”.

El anime y manga son muy amplios, hay animes centrados en mujeres “rudas” sin cumplir estereotipos (como cabello corto y sin estar ultra sexualidad) .

Candy, Candy, nos enseñó a cómo ser fuertes ante cualquier situación que se me presentase, la pérdida de seres queridos, y como dejar a alguien que se ama para que sea feliz y aun así seguir sonriendo aunque duela.
FUENTES:
  • https://elbiblionauta.com/es/2017/03/08/el-feminismo-en-el-manga-el-sol-naciente-ha-salido/
  • http://www.culturaytendencias.cl/2018/08/08/que-fue-de-candy-la-serie-animada-japonesa-mas-sufrida-de-los-anos-80/

 

Previous Talento del Bajío rumbo a un futuro electrónico.
Next Asesinan a ambientalista en Tierra Blanca, Oaxaca.

No Comment

Deja un comentario