López Obrador y el fanatismo que tolera la corrupción a su alrededor.


La bandera de los fanáticos de López Obrador es la honestidad y ellos se asumen como máximo ejemplo. 

Por corruptos y deshonestos echaron del poder a los malosos “prianistas” presumen. Nadie objeta las razones para extirpar al país de funcionarios ladrones. Lo que está en duda es si de veras los morenos son tan íntegros y honestos como lo presumen.

Se dice que a los diputados de Morena, no les importa el bienestar del pueblo, a ellos lo único que les interesa es el poder y la lana.

En principio, está demostrado que no hay político íntegro ni digno de ser una persona entera y limpia. Hay ejemplos excepcionales de políticos, cualquier hombre del servicio público, concluye su carrera sin manchas ni señalamientos. A Morena le gusta aplicar eso de “servir al pueblo”. Rige el principio de “servirse” desde cualquier cargo.

Los morenos se conducen con los vicios de los “prianistas y son reincidentes en la práctica de los antivalores que hasta por sus discursos poco a poco se igualan a sus odiados adversarios. Es decir, los salvaguardas de los principios y valores nos están resultando tan impuros como sus antecesores.

.

.

Cambiemos de tema:

López Obrador dice que ya cumplió 95 de sus 100 promesas de campaña. Aquí te platicamos algunas de sus promesas:

  • Se mantendrán las Estancias Infantiles. MINTIÓ.
  • En 2019 habrá 100 universidades públicas. MINTIÓ.
  • 2 millones trescientos mil jóvenes serán contratados para trabajar como aprendices con un sueldo de $ 3,600 mensuales. MINTIÓ no llevan ni doscientos mil.
  • Se fomentará la actividad pesquera. MINTIÓ.
  • No se aumentará la deuda pública. MINTIÓ. Ya pidió préstamos por $5 mil millones de dólares a diferentes fondos y bancos en el mundo.

Para muchos, Andrés Manuel López Obrador es el político que salvaría al país del bache en que se encuentra. Para los seguidores del ex priista y ex perredista, el hoy presidente de Morena, es el único que podrá dar un cambio al modelo económico, dará marchas a la corrupción, además de que instauró una nueva forma de hacer gobierno.

.

.

Sin embargo, hay señales que preocupan también a muchos que hacen dudar de la honestidad y sinceridad del tabasqueño.

Principalmente porque se rodea en la actualidad de algunos personajes que en la historia han sido contrarios a las ideas de la izquierda o que son catalogados como corruptos.

Los escándalos que evidencian incongruencias e inconsistencia entre el discurso, decisión y hechos no le hacen daño a Obrador. El hartazgo social contra las instituciones y la clase política y el discurso de ser víctima alimentan a sus partidarios. Una forma de fanatismo político que puede dañar a la democracia mexicana.

 

 

 

.

 

 

 

 

 

 

 

 

.

.

FUENTES:

  • https://www.nytimes.com/es/2020/09/03/espanol/opinion/amlo-corrupcion.html
Previous La Guadalupana, la Guadalupana bajó al Tepeyac.
Next GASPAR NOÉ, LO SENSORIAL MÁS ALLÁ DE UNA HISTORIA.

No Comment

Deja un comentario