Las elecciones que vienen


“Mi ideal político es el democrático. Cada uno debe ser respetado como persona y nadie debe ser divinizado”.

Albert Einstein

 

Para Adriana, con gratitud por su valentía y su alegría compartida.

 

La contienda electoral ya inició desde el pasado 24 de diciembre con las precampañas para ayuntamientos y concluye el 31 de enero de 2021. Las precampañas para diputaciones arrancaron el 3 de enero y terminan el 31 de enero también. Los partidos políticos están todavía en algunos casos definiendo a quienes propondrá para la competencia electoral en Guanajuato. 

Esta es la elección más grande en la historia de México. Son 20,868 cargos de elección popular que mediante el voto se definirán el próximo 6 de junio. A nivel federal, se contendrá por 500 diputaciones, 300 de mayoría relativa y 200 de representación proporcional. En Guanajuato se contiende por 22 diputaciones de mayoría relativa y 14 de representación proporcional. También están en juego 46 alcaldías, 52 síndicos y 418 regidurías.  Las campañas se realizarán para ayuntamientos del 5 de abril al 2 de junio, para las diputaciones será del 20 de abril al 2 de junio.

La ampliación de las medidas sanitarias dado el inadecuado comportamiento de muchas personas y con ello el incremento continuo de contagios de Covid-19 y la amenaza de la nueva cepa que es más contagiosa pone un verdadero reto al INE y a los partidos políticos, y con ello, invitarlos a ser creativos y a desarrollar una estrategia de campaña que respete los protocolos sanitarios, y deberá atender la situación que cada vez es más crítica y que se agudiza cada año, que es la creciente y amplia desconfianza en la política y en los actores los políticos, tanto en los gobiernos, la administración pública, como en los cargos de elección popular.

La política y las elecciones implican para la ciudadanía un reto. No se trata solamente de animar la participación e ir a votar el 6 de junio. Se trata de evaluar y pensar en las opciones que se presentan, esto, dentro de toda la complejidad de la lucha político electoral, entre las alianzas de los partidos a nivel federal y las campañas de los partidos políticos en los estados y en los municipios, tarea por demás compleja, si reconocemos que la apatía y el desinterés por la política es una constante, reconociendo que, no se ha podido impulsar de forma adecuada una educación ciudadana responsable y participativa y los partidos políticos dejan mucho que desear en cuanto al formación de sus propios militantes.

Las elecciones, por tanto, deberán ser creativas, inteligentes y necesariamente honestas, si se trata de crear un nuevo escenario político, con contrapesos reales e inteligentes ante las pobres respuestas que se han dado tanto por el gobierno federal, como por el gobierno de Guanajuato ante los problemas sociales, culturales, educativos, económicos y ambientales, en donde la inseguridad es el tema más importante, junto con el tema de la salud pública, -en el contexto de la pandemia- y a la que se le juntan los grandes pendientes del actuar y de la responsabilidad del gobierno como lo son la impunidad y la corrupción. El caso del general Cienfuegos por ejemplo o la situación de los desaparecidos y los homicidios al alza en Guanajuato en los últimos dos años y en lo que ya inicia de este 2021.

Los cambios en materia electoral que ahora incorporan la reelección de las diputaciones y las alcaldías, junto con la acción afirmativa de derechos de las mujeres, con relación a la paridad de género en los partidos políticos para la contienda electoral ponen una dinámica especial, y en la que se ve que todavía los derechos políticos de las mujeres son pendiente histórico. Habrá que ver cómo se resuelve esta dinámica, y lo mismo en relación a los criterios de reelección que los partidos usen para definir quien sí y quien no. Habría que conocer los criterios desempeño legislativo y los resultados de gobierno municipal para avalar la participación electoral en busca de la reelección.

La lucha electoral será muy complicada. Se puede vislumbrar el uso de la guerra sucia. Se puede ver un ataque desde ahora a la institución electoral. Podemos ver ya las presiones del crimen organizado en las elecciones, -el asesinato del legislador del PAN y precandidato, y exalcalde de Juventino Rosas son un primer aviso-. La pelea en los medios digitales y redes sociales estará con una presencia hasta la saturación en los tiempos de campaña, junto ya con ya tradicional saturación de spots y anuncios en la televisión, con el uso de los tiempos oficiales por parte de los partidos políticos. La ciudadanía está expuesta a esta apuesta de la mercadotecnia electoral, que parece ser que es lo único que se privilegia.

Tal vez ahora, nos toca agudizar los sentidos en el sentido de poder hacer un ejercicio de análisis de la oferta electoral, a la vez, de poder desarrollar una conciencia ciudadana más amplia, para así poder hacer una evaluación crítica del desempeño de los gobiernos y de los partidos políticos en su comportamiento tanto legislativo, como en las propuestas de solución a los grandes problemas nacionales y los serios problemas que se viven en el día a día en los estados y municipios. 

Por lo pronto, la tarea es nuestra, pese a los políticos y a los partidos políticos. Habrá que aprender a conversar en casa, con la familia y con los amigos y compañeros de escuela y de trabajo sobre política, y dialogar mucho, para que podamos construir una noción clara y pertinente de “bien común” y actuar como ciudadanos en consecuencia, y hacer un voto razonado este 6 de junio del 2021.

Previous La propuesta de Microsoft para “hablar” con seres queridos que ya están muertos.
Next Las cifras más tristes de Guanajuato.

No Comment

Deja un comentario