Los pendientes de lucha


FOTO: LUIS CARBAYO /CUARTOSCURO.COM

Que garantiza que el día de mañana no se volverá a tomar las calles, cuando solo ha sido contestatarias las demandas sobre el problema.

Que garantiza que ante la legitimidad del movimiento,  no se vuelva a repetir en el futuro las omisiones, el cinismo, el ocultamiento, la complicidad  o el desvío de las personas que administran el poder.

Que garantiza que el día de mañana será considerada su voz y su acción ante los problemas que los afectan e interesan (y la de los otros). 

Organizar el futuro, a partir de la  reacción ante: las carencias del presente, a partir de las violaciones cotidianas, a partir de la discriminación, de los atropellos de la desigualdad, de la censura impuesta y de la injusticia institucionalizada.

Organizar el futuro hoy, democratizando los espacios, participando en la cultura política institucional, cambiando la lógica instituida opaca de la gran caja negra, dónde no vemos  los mecanismos ocultos de ¿Cómo se toman las decisiones?, ¿Quién decide?, ¿Qué se argumenta en relación a qué?, ¿Qué es lo que hay de fondo?, ¿Cuáles son los mecanismos reales y simbólicos de la guerra sucia?, ¿Cuáles son los mecanismos de complicidad?, ¿Cuáles son los mecanismos de censura?. ¿El problema es solamente de la institución?, ¿Cuál es la coyuntura?, ¿El problema es aislado o está articulado con otras cosas? 

La transparencia es fundamental, pero la acción colectiva es vital en la transformación de las estructuras institucionales. 

Organizar el futuro con propuestas, que vayan más allá de lo inmediato, previendo lo mejor a mediano y largo plazo, buscando resolver realmente de fondo los problemas. 

Que no se restrinja las decisiones vitales a los órganos de dominio, se requiere de propuestas que minen los excesos de poder, que visibilicen lo que se quiere del futuro en las actividades fundamentales de las instituciones y de su responsabilidad social amplia.

Organizar el futuro, organizándose, si se fijan bien ante los vientos de la destrucción, hoy tienen la palabra (por asalto), se tuvo que proceder así, pasaron de ser víctimas a jueces sociales de la institución y de otros espacios de la sociedad (porque era necesario), este es su momento, la consciencia social es fundamental para no seguir dormidos bajo la vejación silenciosa de la complicidad. La acción tiene su correlato directo en la organización y con ustedes.  

Organizar el futuro de manera ética, que no corrompan por lo que se lucha, aunque la seducción sea fuerte, no perder el objetivo social y no perderse sin la mirada de construir futuro de manera colectiva.

Se retoma la palabra, se retoma la acción, se retoma la vida misma consciente, aprovechen la oportunidad de transformar a la sociedad. Porque también nos representan. 

Esta es una clase de enseñanza que no se aprende en la clase, sino en la acción política en la calle.

Esta es una clase de mujeres y hombres que se gesta en su acción para construir una nueva sociedad consciente y participativa.

Esta es una clase (categoría ética – política), que está rompiendo con la clase (de problemas sociales)  para trabajar en los pendientes de Lucha.

Esta es una clase (lección) que se articula con otra clases (sociales) para trabajar los pendientes de lucha.

Previous ¿En el nombre de Dios? Una historia de abuso sexual infantil.
Next Aumenta la tarifa del transporte público.

No Comment

Deja un comentario