Levit Guzmán, la sabiduría de la palabra.


Fotografía: Nancy Barrera

Si no te sale ardiendo de dentro,
a pesar de todo,
no lo hagas.
A no ser que salga espontáneamente de tu corazón
y de tu mente y de tu boca
y de tus tripas,
no lo hagas.
Si tienes que sentarte durante horas
con la mirada fija en la pantalla del ordenador
ó clavado en tu máquina de escribir
buscando las palabras,
no lo hagas.
Si lo haces por dinero o fama,
no lo hagas.
Si lo haces porque quieres mujeres en tu cama,
no lo hagas.
Si tienes que sentarte
y reescribirlo una y otra vez,
no lo hagas.
Si te cansa sólo pensar en hacerlo,
no lo hagas.
Si estás intentando escribir
como cualquier otro, olvídalo.

                                               BUKOWSKI.

 

Entre plantas verdes, gatos, una mecedora, la pipa se prende a ratos, cerveza y de fondo la música suena, esa música que lo acompañó y lo acompaña para siempre. Sus palabras, sus barbas reflejan la sabiduría de sus letras y de imaginación imparable. 

Levit Guzmán, originario de Nogales en Sinaloa, pero radicando en Cortazar. Gto y después en Celaya; es escritor, amante de los temazcales, autodidacta, simpatizante del pensamiento izquierdista, melómano musical, locutor y productor de radio a punto de jubilarse, con 35 años al frente de muchos programas que han sonado por la frecuencia modulada de Radio Tecnológico de Celaya, dirige y mejoró con el tiempo la radio más Alternativa, Cultural y Underground de Celaya. 

Caracterizado por su buen gusto musical; el padre de Levit, sus tíos, sus abuelos,lo introdujeron en este mar tan diverso, creadores de la “Orquesta de los Hermanos Guzmán” en los años 40 y 50, también dice que en Cortázar hay una gran cantera de músicos que han tocado en las orquestas más grandes de México; su padre siendo músico trompetista era contratado como músico de sesión o músico de estudio, tocó con la Orquesta de Luis Alcaraz, después se mudó a la frontera donde trabaja en clubes nocturnos en Nogales; la influencia musical de su familia hizo que Levit Guzmán se convirtiera en un melómano de esta.  

Levit comenzó escribiendo cartas, comenta que en una ciudad tan pequeña como Cortázar, el teléfono era exclusivo para personas de buenos ingresos, así inició entonces en la Oficina de Correos de México, porque en ese tiempo eran las cartas el medio de comunicación para crear un lazo; escribir en un papel no solamente un saludo, sino contar una historia, tratar de ser original, tratar de impactar al remitente o a las personas que antes se conocían a través de una revista; para él no solamente era escribir por escribir, era practicar, porqué le ponía atención a cada una de las historias, como si fuera un trabajo de escritura. 

Creador de la revista literaria “El Tejolote” junto a su compañero Gerardo Vargas; está revista no solo abordaba temas de problemas estudiantiles, sino además, contaba con creaciones literarias, cuentos, crónicas e ilustraciones; inclinada más a la creación, a la onda creativa. 

Me contó que siempre pensó que los poemas podían ser escritos por cualquier persona, por la incoherencia de las palabras; se propuso entonces a escribir algunos, dice que el resultado final los arrojaba a estar muy lejos de serlos, sin embargo, dice que ahora le nació la necesidad de escribirlos, que lo años han pasado y ahora surgió la necesidad volver a plasmar palabras poéticas en un papel que esperaran para ser leídas.

Otras de sus obras publicadas son un libro de cuentos “Amor y otras Rabias”, también es ganador del concurso de la INBA “Efrén Hernández”, con el cuento “3 Episodios sobre la muerte de Dios” que fue publicado junto a varios escritores.  

Su nuevo cuento aún inédito “La Aventuras del Capitán Chan y la Compañía de los corazones elásticos”, es un cuento donde el protagonista de nombre Elchan Oplu es un pulpo bailarín y coreógrafo; Levit cuenta que se inspiró en Elchan por qué es un ser mítico que atrae a las mujeres, pero son sacrificadas para que el agua siga fluyendo.

Dea: -¿Cual es tu camino para escribir una historia; las historias que cuentas las piensas mucho tiempo antes ó simplemente las deja fluir sobre la marcha?. 

Levit: -Las pienso durante muchos días, las traigo muchos meses en la cabeza, las voy trabajando, a veces tomo apuntes, pero soy muy flojo y confío mucho en mi capacidad de memoria, pero al final me acabó diciendo: -¡Chin, lo hubiera apuntado!. 

Jorge Luis Borgues es un Dios, por que en sus letras crea mundos, Edgar Allan Poe por que le demostró que había mejores historias que la realidad; Bukowski, Foster Wallace, Julio Cortazar, Sergio Pitón, etc… Estos son solo algunos de sus autores favoritos, aunque cree que son muy diferentes entre si, pero lo impresionaron de la misma manera por crean atmósferas y crear estados anémicos; dice que le gustaría escribir algún dia como ellos, aunque ya lo hace.

La creatividad es persistir, es algo que se trabaja pero no solo de trabajo hablamos, el artista también debe tener talento.  

Siendo tan solo un niño, su padre llegaba con muchos acetatos, pero era imposible tocarlos porqué la consola estaba descompuesta, así que solo los tomaba en sus manos y al ver el arte de las portadas solo su mente podia imaginar como sonaban.

Su música favorita es el Jazz, los grandes músicos como John Coltrane, Charles Mingus, etc… cuando los escucha, lo remontan a la época de su papá, como un síndrome de la búsqueda del padre, pero ahora tiene un gran gusto por la música clásica.

Levit también es conocido por aquellos domingos de tianguis en Celaya, Gto; donde tenía un pequeño puesto, ahí vendía música (de la que no se podia encontrar en cualquier parte, en ese tiempo) con el dinero que le daban para la semana, Levit cuenta que lo ahorraba para comprarse acetatos.

Sus maestros del Tecnológico le preguntaban porque siempre traía discos y con el tiempo se los pedían prestados para ponerlos en la radio, lo llevó entonces a tener su propio programa de radio, siendo estos quienes se lo ofrecieran.

Con tan solo 28 años, entró a la radio cubriendo una plaza docente, me contó que ganaba muy bien; pero después de 3 años regresó el titular de la plaza y lo removieron de su puesto. Así que se entregó a la industria, dándose cuenta que la industria era realmente un infierno, decidió hacerse comerciante de lo que a él le gustaba, que era la música, revistas críticas, subversivas y playeras. 20 años estuvo haciéndose cargo de su puesto, pero ahora con la llegada del internet, la gente dejó de comprar.

Así siguió tan agradable velada con este genio amante del arte, lleno de historias y enseñanza, anécdotas agradables,  entre copas y queso, Levit se levanta a buscar a su gato.

                                                                                       DeaPalabras. 

 

 

 

Previous Inclusión Social alista 5ta marcha por la diversidad en Celaya.
Next Festival Nrmal, lo más fresco del Underground.

No Comment

Deja un comentario