“Igualdad de género inicia desde la educación”


La educación es un proceso bastante complejo que va evolucionando y  es increíble la velocidad a la que somos capaces de aprender en nuestros primeros años de vida. 

“A partir de los 2 años, la construcción de los roles sexuales se produce a través de procesos de observación, imitación y refuerzo”, señala la investigadora María Amparo Rosa Torres en su artículo, “Estrategias educativas para evitar la discriminación de género”, publicado en COMPARTIM: Revista de Formació del Professorat.

La educación infantil o preescolar es la etapa idónea para que tanto niñas como niños asimilen pautas de conductas igualitarias.

Lo que se aprende en la infancia permanece a lo largo de toda la vida.

Uno de los principios básicos del desarrollo y aprendizaje en niños y niñas de 0 a 6 años es que “lo que se aprende en la infancia se mantiene a lo largo de la vida”. Es decir, estas experiencias tempranas, “tienen un efecto acumulativo y a largo plazo en el desarrollo individual de cada niña y niño”, señala otra investigación realizada por la Facultad de Psicología de la UNAM.

Recibimos una mayor influencia de nuestro entorno y somos más susceptibles a caer en modelos estereotipados de roles sociales.

El estudio “Actitud en niños y adultos sobre los estereotipos de género en juguetes infantiles” explica que niñas y niños de 3 a 7 años ya relacionan los juguetes con el género en el que fueron influenciados.

La importancia de los juguetes para promover una educación igualitaria

Durante la infancia, el juego es el principal medio para el desarrollo y aprendizaje de los niños y niñas. A través de él, comprenden su entorno y es posible reconocer lo que piensan, saben y pueden hacer.

Con los juguetes, niñas y niños aprenden una variedad de valores y comportamientos que se ven reflejados en la vida adulta, lo cual explica que por mucho tiempo las niñas se hayan vuelto expertas en el cuidado de bebés y los niños hayan desarrollado una variedad más amplia de habilidades.

En respuesta a esto, hoy en día existe una gama mucho más amplia de juguetes neutros, además de que cada vez más empresas, conscientes de la importancia de eliminar este sesgo de género, están adaptando su oferta de juguetes y publicidad, con el fin de no hacer suposiciones discriminatorias que limiten el desarrollo de niños y niñas.

El papel de las y los docentes

Para lograr una educación inclusiva, igualitaria desde la infancia, las herramientas y recursos son solo una parte de la solución. También es recomendable fomentar el uso de contenidos que promuevan la igualdad de género, como canciones, libros, referencias, videos y modelos que contribuyan a obtener una visión más acorde con la igualdad de sexos.

Previous Portavoz de Vox: "En nuestro partido hay mujeres que valen casi tanto como hombres"
Next Leer la mente, un paso hacia la traducción cerebral

No Comment

Deja un comentario