México, el país con mayor obesidad de America Latina: OCDE


A pesar de la gran diversidad de alimentos ,de frutas y verduras, la calidad de los alimentos originarios en Mexico, los mexicanos llevan años de mala alimentación, lo cual ha originado una epidemia de enfermedades crónicas que durante esta pandemia aumenta la letalidad del COVID-19.

México ocupa el segundo lugar de prevalencia mundial de obesidad en la población adulta, la cual es diez veces mayor que la de países como Japón y Corea.

Respecto a la población infantil, México ocupa el cuarto lugar de prevalencia mundial de obesidad, superado por Grecia, Estados Unidos e Italia. En nuestro país, más del 70 % de la población adulta tiene exceso de peso. La prevalencia de sobrepeso es más alta en hombres que en mujeres, mientras que la prevalencia de obesidad es mayor en las mujeres que en los hombres.

.

.

En consecuencia, las enfermedades más habituales en el país son la hipertensión y la diabetes. Sólo por esta última, la tasa de hospitalización alcanza 248.5 por cada 100 mil habitantes. Prácticamente el doble que el promedio de 122.5 en América Latina y el de 128.9 en la región de la OCDE.

Pese a que desde hace años hay un sistema de cobertura cuyo objetivo es dar soporte a la mayor parte de la población, 41 por ciento del gasto en salud viene del bolsillo de las familias; no sólo gastan más que 21 por ciento promedio de la OCDE, sino también por arriba de 34 por ciento de América Latina y aún más que en Cuba, dónde la atención médica y en medicamentos está cubierta 90 por ciento por gasto público.

Así, México ocupa el décimo sitio entre los países de la región con el  mayor gasto de bolsillo en salud, lo cual podría disminuir drásticamente si los hábitos alimenticios cambiaran. 

Pero ¿qué es exactamente la comida chatarra? Es la que incluye todos aquellos alimentos que no aportan valor nutricional, pero que sí suman calorías, azúcar, sal y grasa saturada, además de conservantes como las sales de nitro y nitritos.

Dentro de este grupo de alimentos los ejemplos típicos son las hamburguesas, pizzas, hot dogs, empanadas, helados y postres, entre otros.

.

.

En términos generales, la comida chatarra genera los siguientes perjuicios en el organismo:

•    Aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares debido al excesivo  aporte de grasas saturadas y trans, las cuales aumentan el colesterol malo o LDL y bajan el colesterol bueno o HDL, además de los triglicéridos.

•    Aumenta el riesgo de hipertensión, debido al exceso de sodio.

•    Incrementa el riesgo de Diabetes tipo II y Resistencia a la Insulina, ya que contiene exceso de azúcares  y bajo aporte de fibra.

•    Aumentan el riesgo de sobrepeso y obesidad, por el aporte excesivo de calorías, grasas, carbohidratos o harinas y azúcares.

•    Aumentan el riesgo de deficiencias nutricionales, ya que estos alimentos son bajos en fibra, vitaminas, minerales, grasas saludables.

.

.

La buena noticia, es que el sobrepeso, obesidad y prediabetes son enfermedades que pueden ser reversibles con un cambio en el estilo de vida: ejercicio y dieta sana.

Por otro lado, un estudio de la encuestadora Kantar WorldPanel revela también que la comida basura representó el 30% del gasto de una familia mexicana durante 2019 y concreta que los lugares donde más se venden este tipo de productos son las pequeñas tiendas de ultramarinos o abarrotes, y los consumidores más afectados los de niveles económicos medio y bajo.

Los hábitos saludables para protegernos de la diabetes hasta en 80% : menos horas sentados y más actividad física; mayor ingesta de frutas, verduras, granos, leguminosas y cereales integrales y nada o el mínimo de bebidas azucaradas y productos procesados, así como eliminar el tabaquismo y el alcohol.

Los adultos que sólo por dejar de consumir dos litros diarios de refresco, pierden cinco kilos en tres semanas. Hay que dar educación masiva y disminuir lo más posible la ingesta de productos procesados. “No debemos seguir envenenando a nuestros hijos y a nuestros cuerpos”.

Se requiere actuar a nivel individual, familiar, social y de políticas en salud. Este problema no se revertirá si no se trabaja en todos ellos. La solución es educar y concientizar a la gente.

 

 

 

 

 

 

 

FUENTES:

  • https://capacitacionintegral.mx/mexico-y-el-negocio-de-comida-chatarr
  • https://www.jornada.com.mx/ultimas/economia/2020/06/16/mexico-el-pais-con-mayor-obesidad-de-al-ocde-4377.html
  • https://www.gaceta.unam.mx/grave-el-consumo-de-alimentos-chatarra/
Previous Otra pandemia que viene (porque ya estaba)
Next El problema de los padres ausentes en México.

No Comment

Deja un comentario