Los más tristes años del PRI.


El PRI cuenta ya con 91 años de existencia, el cual no lo hace el partido político “más longevo de México y del mundo”, como erróneamente afirmó el constitucionalista y profesor de la UNAM, José Luis Camacho, en su columna intitulada “El PRI que se nos fue y el que viene”.

Durante el tiempo donde el PRI fue uno de los favoritos, además de controlar su poder, la mayoría de las veces de manera casi absoluta, de 1929 a 2000, el país avanzó en muchos aspectos, negarlo sería absurdo; sin embargo, si se compara con el desarrollo que otras naciones alcanzaron en el mismo periodo (algunas de ellas después de ser devastadas durante la Segunda Guerra Mundial y otros conflictos como la Guerra de Corea, o de ser esclavizadas durante décadas por la URSS), es evidente que se perdieron o no se supieron aprovechar muchas oportunidades.

La herencia del PRI, son los grandes problemas que contribuyó a crear:  decenas de millones viven en condiciones de pobreza; la corrupción infecta a los organismos públicos y a muchas empresas privadas, lo que cuesta miles de millones de pesos al país; las tasas delincuenciales indican que hay una epidemia de homicidios y robos de toda índole; el sistema educativo falló desde hace muchas décadas, pues es incapaz de preparar a niños y jóvenes para la realidad económica del siglo; la mayoría de los sectores productivos son incapaces de competir a nivel global debido a su baja productividad; y la riqueza petrolera se despilfarro en quién sabe qué y los dueños de Pemex, que teóricamente somos todos los mexicanos, no recibimos mayores beneficios.

.

.

Una lista extensa de abusos priistas a lo largo de su vida, de errores y omisiones, y los antes mencionados son una pequeña parte de ella.

En su defensa, los priistas, incluidos los académicamente más preparados y los políticos más experimentados, afirman que gracias al PRI México tiene instituciones como el Banco de México, IMSS, ISSSTE, INE y muchas más, además de un gobierno que funciona sin que importe qué partido controle los poderes Ejecutivo y Legislativo de la Federación y de cada uno de los 32 estados.

Al decir lo anterior, los priistas ignoran el hecho de que ellos crearon las instituciones porque al controlar los órganos del poder político durante 70 años fueron los únicos que tuvieron facultades y recursos para hacerlo. También olvidan que el manejo corporativo y patrimonial de muchas de esas instituciones les permitió mantenerse tanto tiempo en el poder. Finalmente, deben aceptar que instituciones como el INE surgieron por exigencia de los mexicanos y no porque el PRI deseara perder su poder y control sobre el país.

El PRI no desaparecerá en el corto plazo, pero si quienes ahí mandan no aceptan sus graves culpas, sí acelerarán su final.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

.

 

.

.

FUENTES:

  • https://www.eleconomista.com.mx/opinion/Los-tristes-90-anos-del-PRI-20190304-0138.html
Previous La figura femenina y la creación, un análisis sobre la virgen morena.
Next Asesinan a tiros a Malala Maiwand, periodista y activista en Afganistán.

No Comment

Deja un comentario