¿Realmente es mala la carne de puerco?


El puerco históricamente ha sido una gran fuente de alimento y aunque si bien su consumo es prohibido en algunos países las razones son más religiosas que por situaciones nutricionales. Aún así a lo largo del tiempo han surgido detalles sobre su consumo, al grado que han llevado a la creación de dichos que estigmatizan su consumo, tal vez el más famosos de ellos es el “Eres malo, como la carne de puerco.”.

De acuerdo con la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la UNAM, el consumo de este tipo de carne se ha estigmatizado, pues se ha popularizado la creencia de que es alto en grasas y afecta al cuerpo, sin embargo, tiene propiedades necesarias para una buena nutrición.

¿Entonces es buena o es mala?

Para empezar las carnes no se dividen en buena o mala, tiene tres grandes clasificaciones pero no corresponden a si se van a ir al cielo o al infierno, a continuación una breve explicación:

  • Carne roja: proviene de losmúsculos de mamíferos como el cerdo, tiene alta cantidad de mioglobina, suele ser de ejemplares adultos, es, por ejemplo, el solomillo.
  • Carne blanca: de aves de corral como pollo, pavo o pato; o bien, de conejo. En el puerco, es la que tiene baja cantidad de grasa, de un ejemplar joven o lechón, por ejemplo, el lomo y las manitas de un cerdo adulto.
  • Carne procesada: aquella que pasó por un proceso de transformación para ser consumida, como ahumado, fermentación o se sala (jamón, salchichas, chorizos y demás embutidos).

Beneficios de echarse un puerquito

La Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la UNAM agrega que ésta contiene:

  • Proteínas: sus aminoácidos esenciales rellenan reservas de proteínas, ayudan a tener inmunidad de enfermedades.
  • Bajo en colesterol: su aporte de colesterol es menor al de otros alimentos como camaroneshuevo y otras carnes.
  • Su vitamina B1 ayuda al funcionamiento del sistema nervioso y a la digestión.

¿Qué parte es la que debo de comer de un cerdo?

Lo ideal es buscar carne blanca de cerdo, pues, según coinciden diversos especialistas, la recomendación de consumo de carne en general en la dieta es:

  • Moderada para la blanca: 3 a 4 raciones semanales de carne (cada ración de 100 a 125 gramos de peso neto), para niños o adultos, con prioridad de piezas magras.
  • Poco frecuente para la roja: no más de dos raciones (200 a 250 gramos) de carne roja a la semana. Este tipo de carne se considera probablemente cancerígena.
  • Procesada: no más de 25 gramos diarios de procesadas o embutidos. La Escuela de Medicina de Harvard agrega no recomienda el consumo de carne procesada como embutidos, aumenta el riesgo de obesidad, hipertensión arterial y enfermedad cardiovascular.

Las cosas están claras, se debe dejar de estigmatizar el consumo de cerdo como algo perjudicial a la salud y mejor buscar la reeducación en su consumo.

 

 

Previous Guanajuato: tierra de masacres, extorsión y miedo
Next ¿Distancia o tiempo? El dilema de los corredores

No Comment

Deja un comentario