Encontrar la muerte buscando vida


Tomas el celular y checas la hora -4:27am- un remolino toma fuerza en tu estómago, sube violentamente hacia tu garganta y explota en tu cabeza arrojando miles de pensamientos, no precisamente los más tranquilizadores (menos en el estado en que vivimos).

Esto no es normal, tus hijos ya deberían estar en casa, nunca van más allá sin antes avisarte hasta su último movimiento. ¡No quieres ceder ante los pensamientos negativos pero cada vez son más y más hasta que no puedes soportarlo y…….DESPIERTAS! 

¿Todo era un sueño? ¿Mis niños están bien? NO, las pesadillas no te dejan y cada noche te abrazan, te aprisionan, te destrozan un paso a la vez…. y es así como comienzas un día más en esta búsqueda que lleva ya 3 años.

Hace tiempo dejaste la esperanza de verlos entrar por la puerta, hoy sólo quieres terminar con todo y poder encontrar los restos de tus hijos, darles una oración y seguir en esta muerte en vida, pero hay personas con otros planes para ti….

Las madres buscadoras son un grupo especialmente vulnerado y vulnerable en nuestro país, me explico, ellas ya han sido vulneradas al sufrir la desaparición o asesinato de alguno de sus familiares y ahora son vulnerables ante los criminales debido a que su entrega e insistencia las lleva a lugares y a descubrir información que pone en evidencia la incompetencia del estado.

Esta situación se ha agravado precisamente por la invisibilidad que las autoridades dan a los casos de violencia en contra de buscadoras y buscadores, la impunidad que rodea a estos casos ha sido el mayor incentivo en la creciente violencia de la que son objeto.

Y es que como negarlo, en los últimos 2 años han asesinado a 5 buscadoras y/o buscadores:

  1. Rosario Zavala Aguilar, asesinada por hombres armados en León, Guanajuato en octubre de 2020. El crimen continúa impune.
  2. Francisco Javier Barajas, asesinado en Salvatierra Guanajuato en mayo de 2021.
  3. Buscador anónimo asesinado en Pénjamo en julio de 2021, la familia decidió no denunciar el crimen por miedo a las represalias.
  4. Ulises Cardona Zavala, hijo de Rosario Zavala Aguilar, asesinado en León, Guanajuato en julio de 2022
  5. María del Carmen Vázquez Ramírez, asesinada afuera de su casa, igual que Rosario Zavala, el 06 de noviembre de 2022 en Abasolo, Guanajuato

 

Carmen Vázquez es la más reciente víctima, fue asesinada en la puerta de su casa ante la mirada de terror de su madre adulta mayor. Carmen tal vez sea el claro ejemplo de la decadencia que vivimos en materia de seguridad, en 2019 su hija Leslie Vázquez fue asesinada en los alrededores de Celaya, en junio de este año su hijo Osmar Vázquez desapareció en Abasolo y al inicio de esta semana finalmente Carmen fue alcanzada por las garras de la violencia.

En este escenario es difícil no sentirse atrapado, en una constante zozobra sólo esperando el momento en el que nos toque a nosotros ser el que este en alguna de las dos posiciones: desaparecido o buscador

 

 

Previous Militarización ¿puerta abierta a la violencia?
Next "No pases por salamanca que allí me hiere el recuerdo..."

1 Comment

  1. TAZ
    10/11/2022
    Responder

    La cruda realidad, sin dudar y sin frenar a seguir adelante!!

Deja un comentario