Corrupción, la gran herencia del PRI y PAN.


¡Queridos compatriotas!, el problema de nuestro país no es la falta de empleo, el bloqueo económico o el repudio de parte de los países desarrollados del mundo. El problema de México no es la carencia de trabajos, no es que la mayor parte del país está devastado.

El problema de México no son sus enemigos, el problema de nuestro país no es la falta de oportunidades, de desarrollo, de ambiciones. El problema es una sola cosa, el problema de México es la INDIFERENCIA de los mexicanos.  

El problema es que a nadie le importa que el país esté sumido en esta miseria, en esta desgracia, en esta corrupción. El problema es que nadie hace nada para remediar la situación.

Porque creo firmemente que el problema de la corrupción en México no es la corrupción en sí, sino que a nadie le importe combatirla, ya no digamos, erradicarla. O por lo menos a nadie que tenga la obligación directa de hacerlo. Un gran pensador, Edmund Burke, dijo alguna vez que “lo único que necesita el mal para triunfar, es que los hombres buenos no hagan nada para evitarlo” y tenía mucha razón.

Denunciar un acto de corrupción se complica considerando que solo tres de cada 10 personas confía en la instancia ante la que se denuncia un delito, el Ministerio Público. Por lo que no debería sorprendernos que 81% de las víctimas de corrupción no denuncie.

.

.

Lamentablemente México es percibido a nivel mundial como uno de los países más corruptos, este problema se acrecentó en los últimos 3 sexenios encabezados por nuestro maniático Vicente Fox,  el achispado Felipe Calderón y el zopenco de Peña Nieto.

A partir del año 2001 al 2017, México ha descendido 84 lugares del Índice de Percepción de la Corrupción; este año, logró subir, el país se ubicó en el lugar 130 de 180 países participantes en el conteo de corrupción en el sector público. 

En este sentido, desde aquella sucesión consumada por el PAN Vicente Fox se habló de “hacer las cosas diferentes”, pero hoy a la luz de la historia, el docenio panista no significó gran cambio en el rubro de combate a la corrupción, pero sí en medidas de privatización, tal y como dicta un partido de derecha como el PAN.

El regreso del PRI profundizó aún más la percepción de que la corrupción es permanente al mexicano, pero el partido se mantuvo en el centro con una visión institucional. La llegada de Morena al poder y el discurso de López Obrador de “primero los pobres” y combate a la corrupción lo sitúa a la izquierda, y su famoso diferenciador de lo que él llama el PRIAN aseguraba ser distinto, pero ¿en realidad AMLO y la 4T combaten a la corrupción?

Y es que hablar de corrupción es una cuestión de simple definición: “el hurto de los dineros públicos que antepone el interés privado al público”, sin embargo, es un fenómeno bastante complejo.

.

.

No podemos olvidar la impunidad, pareja indisoluble de la corrupción. Por un lado, tenemos opacidad en el ejercicio de recursos públicos y por el otro, ningún incentivo para no caer en la tentación del enriquecimiento ilícito. Luego de dos años de la 4T, parecería que la principal bandera de esta administración sólo ha quedado en el discurso.

Bastaría un revisión a los discursos en las mañaneras y en el Plan Nacional de Desarrollo 20182024, para darnos cuenta que, en 90% de los casos hace referencia a esto, pero en la realidad no ha pasado mucho en este tema.

De igual manera, los actos de corrupción señalados del mismo Pío López Obrador, no causaron ruptura en este “gobierno transformador”, lo mismo podríamos señalar del alarde del combate al huachicoleoPemexfideicomisos, programas, etc., pero lo cierto es que, en realidad, no se ha avanzado de ninguna manera.

 

.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

.

FUENTES:

Estados gobernados por PAN y PRI, con más víctimas de corrupción en trámites públicos

Previous Es Oficial: jueza en EU libera al General Cienfuegos de cargos imputados.
Next ALBERTO MONTT, EL ILUSTRADOR DE LA IRONÍA.

No Comment

Deja un comentario